Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elit.

This is some text inside of a div block.

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elit.

This is some text inside of a div block.

Emergency Case

If you need a doctor urgently outside of medicenter opening hours.
Button Text

No todas las cataratas son iguales. Las más comunes son las que aparecen después de los 65-70 años, debido a que el cristalino, que es la lente interna del ojo, comienza a perder trasparencia. Progresivamente se va perdiendo calidad de visión, de lo cual no siempre el paciente es plenamente consciente. En algunos casos puede haber encandilamiento al conducir de noche. En otros pérdida del contraste, o cambios en la graduación, aparición de astigmatismo y miopía. En esta última circunstancia, puede ocurrir que progresivamente se vea mejor de cerca que antes. Esto es la llamada "segunda visión", en la cual un paciente que antes no podía leer sin anteojos, descubre que está pudiendo lograrlo. Sin embargo este efecto beneficioso es temporal, y finalmente la visión se deteriora también de cerca. En ocasiones las molestias surgen porque al producirse los cambios más en un ojo que en el otro, se hace difícil la visión de profundidad. Es así que las personas que pasan por esta situación, descubren que les cuesta distinguir claramente la posición espacial de las cosas que tienen delante suyo. En tiempos pasados, la catarata se operaba mediante una amplia incisión y se la sacaba entera. Por esta razón se esperaba a que "madurara", ya que la intervención implicaba un procedimiento mucho más invasivo y con mayores riesgos. Actualmente con las técnicas de micropunción que utilizamos, la catarata es disgregada con energía ultrasónica, y aspirada por una cánula pequeña. Debido a que cuanto más avanzada está la catarata, más energía se precisa para ser disgregada. Y cuanto mayor energía, mayores los riesgos de complicaciones. Por eso actualmente no se espera a que el cristalino endurezca, sino que se procede a la intervención mucho antes. En algunos pacientes que tienen otras patologías asociadas como ser miopía o hipermetropía, o también en aquellos que tienen riesgo de glaucoma agudo, es posible que el profesional le ofrezca la opción de reemplazar el cristalino con mínima o aún sin cataratas. Por supuesto que esto no es recomendable para todos, y se deberá analizar cada caso en particular evaluando los pros y los contras, antes de tomar una decisión.

La catarata es como una nube que se forma en la lente natural interna del ojo.

Síntomas

  • visión borrosa,
  • halos o deslumbramiento,
  • pérdida de contraste,
  • oscurecimiento,
  • visión doble,
  • disminución de la resolución de las imágenes (como un televisor de bajos pixeles)

Para que podamos ver un paisaje o una escena colorida, la imagen debe llegar hasta la parte posterior del ojo que es la retina. Entra al ojo por la córnea, (que es como la parte anterior de una cámara de fotos), luego pasa por la pupila (que es la abertura en el centro del iris y que en el ojo se ve como un pequeño circulo oscuro), luego atraviesa el cristalino (que participa en el enfoque de la imagen) y luego se dirige hacia el fondo del ojo donde está la retina. Esta última es equiparable al rollo fotográfico en el fondo de una cámara fotográfica antigua). Una vez que la imagen es captada por la retina, esta la transforma y la envía por el nervio óptico hacia el cerebro.

La catarata se interpone en este proceso, pudiendo provocar diversos síntomas como ser: visión borrosa, halos o deslumbramiento, pérdida de contraste, oscurecimiento, visión doble, y disminución de la resolución de las imágenes (como un televisor de bajos pixeles) La persona que la padece comienza a tener creciente dificultad para manejar, para ver la pantalla de la computadora, para visualizar textos, experimentando mayor cansancio visual que lo habitual. Sin embargo como el proceso es lentamente progresivo, hay pacientes que no llegan a concientizarse de que están viendo cada vez peor por causa de la adaptación. De allí la necesidad de controlarse periódicamente. Es común que personas con cataratas progresivamente abandonen la lectura, o no distingan superficies que están sucias, o se tropiecen al perder visión de profundidad, etc. Esto es así porque progresivamente están viendo como a través de una lluvia de creciente intensidad.

A medida que la población envejece, sumado a que la expectativa de vida se prolonga, y a que las personas mayores tienen cada vez más posibilidades de mantenerse en forma y participar de actividades de su interés, el atender a las cataratas en el momento adecuado se hace cada vez más necesario. Por otra parte ha sido demostrado que la disminución visual, junto a la auditiva, son causas principales en la depresión de las personas mayores.

El Dr. Somoza es un cirujano oftalmológico formado en la Universidad de Buenos Aires,  certificado por la Academia Nacional de Medicina, y que ha sido entrenado en la cirugía de cataratas. Opera en la Clínica de Cirugía Especializada, un centro quirúrgico de excelencia y con tecnología de punta.

Cuando comienza una catarata, no significa que el paciente deba ser operado inmediatamente. Muchas veces se le indicará un seguimiento periódico hasta que llegue el momento oportuno para la intervención, que será cuando los síntomas vayan en aumento y provoquen una disminución en la calidad visual.

No todas las cirugías de cataratas se abordan de la misma manera. En la mayoría de los casos la técnica que utilizamos es la facoemulsificación, que consiste en administrar ultrasonido. Es la técnica actualmente más eficiente y ampliamente utilizada en todo el mundo. Hay situaciones especiales en las que es necesario tomar recaudos para realizar esta cirugía. Y eventualmente si la catarata fuera muy dura por haberla dejado "madurar" demasiado tiempo, puede ser necesario recurrir a la extracción extracapsular, lo cual implica una incisión mayor para poder realizarse. Otras situaciones que se pueden plantear son por ejemplo la presencia de cámara anterior estrecha, lo cual exige habilidades y técnica especial para evitar daños en la capa interna de la cornea, o la presencia previa de uveitis, que es una inflamación que debe ser abordada con cuidados especiales, o la presencia de debilidades en los tejidos de soporte del cristalino (cápsula y fibras de la zónula). Estas circunstancias hacen necesario el manejo de recursos técnicos especiales para poder sortearlas, y, evidentemente, son causal de mayores riesgos quirúrgicos.

Cuando se opera las cataratas, se presentan varias opciones referentes a las lentes intraoculares que deberán colocarse. Nosotros utilizamos lentes con las tecnologías más avanzadas del mercado. Las lentes se eligen en base a las necesidades y posibilidades específicas de cada paciente, dependiendo si se desea al mismo tiempo que se operan las cataratas, corregir el astigmatismo o proveer visión multifocal. Le animamos a informarse al respecto con su profesional.


Estos son algunos de los puntos beneficiosos a tener en cuenta al momento de elegirnos:

  • Profesionales calificados
  • Servicio que le harán sentirse "como en casa"
  • Amplia distribución de consultorios para su acceso más conveniente
  • Turnos cercanos
  • Presupuestos moderados
  • La consulta particular incluye: la prescripción de lentes, el examen biomicroscopico, la toma de la presión ocular y el fondo de ojos

Lo que no ofrecemos

  • No ofrecemos consultas por WhatsApp ni telefónicas
  • Consideramos necesaria la consulta presencial para el correcto diagnóstico

Other News